"Si la gimnasia ritmica fuese fácil, se llamaría fútbol"

Archivo para la Categoría "Los Valores de la Rítmica"

Los Valores de la Rítmica

Móviles, tabletas y ordenadores de última generación, tener un cuerpo 10, salir del anonimato para convertirse en una persona famosa, llegar a amasar una fortuna, son algunos de los objetivos que más se repiten entre los jóvenes de nuestro país. ¿Pero conlleva todo esto a la felicidad?, ¿Dónde quedaron valores como el respeto, conseguir tus objetivos con esfuerzo, humildad, que enseñaban nuestros abuelos?

La sociedad en la que crecemos hoy los jóvenes está repleta de valores difundidos por la televisión, valores propios de un sistema capitalista. El consumismo, la fama, estar a la última en tecnología, el culto al cuerpo, son algunos de los valores más difundidos  y que están destinados específicamente a jóvenes y adolescentes con el fin preservar el sistema económico y social actual.

Los programas de televisión (véase Gran Hermano), las películas (A tres metros sobre el cielo y todo su repertorio),  e incluso los

Miriam Guillén Orta, exgimnasta

Miriam Guillén Orta, exgimnasta

videojuegos (Los Sims), difunden una imagen de lo que la juventud debería ser o de cómo debería ser cualquier joven para tener éxito en la vida. Pero lo cierto es que si nos parasemos a pensar en los valores que estos productos intentan inculcar a la juventud, nos sorprenderíamos y no gratamente.En una sociedad en la que debido al desarrollo de la tecnología y a su aplicación al mundo del entretenimiento, tenemos cada vez a más niños y adolescentes con problemas de sobrepeso, toma especial relevancia el deporte y los valores que éste inculca.

En cualquier disciplina deportiva es fundamental el esfuerzo para lograr cualquier meta, la gimnasia rítmica es una clara muestra de ello. A diferencia de otros deportes en los que siempre existe la figura del rival, el adversario al que hay que combatir, en la gimnasia rítmica tu rival eres tú misma, las limitaciones las pone tu propio cuerpo y solo tú con tu esfuerzo y trabajo puedes superarlas. Cómo ex gimnasta puedo hablar de los valores que la gimnasia rítmica me enseñó y que tanto aprecio en la actualidad. Entre las paredes de un pabellón aprendí la disciplina, disciplina que mi entrenadora impartía con la mayor de la dulzura pero que el propio deporte exigía.

Miriam Guillén Orta, exgimnasta

Miriam Guillén Orta, exgimnasta

Nunca me pesó llevarme cinco horas en un pabellón entrenando mientras que mis amigas disponían de tiempo libre para jugar en la calle. Para mí, de pequeña  aquello era como un juego. Aprendí a respetar, respetar a mi entrenadora por la maestría con la que impartía sus clases y por el amor que siempre mostraba a este deporte y a sus gimnastas. Aprendí el compañerismo, el compañerismo que existe entre las gimnastas de un mismo club debido a su común afición por este deporte, sobre todo en la modalidad de conjuntos. Es esta modalidad la que más satisfacción me dio personalmente, pues aunque ya había subido a un pódium como gimnasta individual, la emoción de hacerlo con el resto de mis compañeras de conjunto fue mucho mayor. Aprendí que para lograr tus objetivos tienes que esforzarte, y que no vale rendirse ante la primera dificultad. Gracias a la gimnasia rítmica viaje por toda Andalucía conociendo lugares que no hubiese tenido oportunidad de ver  de otra forma y  a gimnastas de las que aún guardo buenos recuerdos.

Por todo ello, pienso que el deporte puede ser la medicina para una juventud enferma de vanidad, empeñada en seguir las pautas de una sociedad vacía de valores humanos.

Fuentes:

Texto: Propio.

Foto: Del fotógrafo Kike Maga y usadas con su consentimiento.

Vídeo: Subido a Youtube por un usuario llamado Fernándo Plana.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.